26 de junio de 2017    
San Josemaría Escriva    
La Penitencia
Cuando te veas asediado por el pesimismo que hace la guerra al alma, -¿por qué prestarle atención? Construir tu fe sobre el tormento es levantar tu casa en tierra arenosa.

La voluntad de Dios es sólo amor; así la buena noticia viene a grabarse en lo profundo del corazón humano ( Carta de Taizé, Polonia, 1990)

Si te has levando con el espíritu pesimista, corre rápido a las fuentes de la alegría. Báñate en ellas hasta tanto te sientas limpio en tu interior y sople de nuevo por tu ser la brisa de lo positivo que hay en ti.

No te quedes dándole vueltas al coco. Es una costumbre frecuente entre mucha gente.

Parece que se gozan apareciendo ante los ojos de los demás como derrotadas y hundidas en el pesimismo.

-¿ No te das cuenta de que puedes molestarles? -¿ No piensas que puedes dar una imagen de ti falseada?...

Hay lucha en tu alma. Algo que te pasa. Alguna cosa o persona ha desequilibrado tu estabilidad anímica. Toma conciencia de tu realidad concreta personal. Nadie lo va a hacer por ti.

Si continúas agarrotado y cogido a tu pesimismo, vas lentamente construyendo tu persona sobre la arena escurridiza que te llevará al socaire de los vientos y de las tormentas de lluvia.

No seas cabezota y obstinado. Sal pronto de lo que atormenta tu alma, tu persona.

Ve en busca de la Buena Noticia del Evangelio, de la Palabra de Dios para que ilumine y dé sentido a tu existencia.

Detente en alguna página hasta que tu mirada sea tan luminosa como el sol que irradia su luz sobre el amplio universo.

Graba en tu corazón la palabra divina. Sí, tranquilo, sin preocupaciones negativas...

Al margen de su carta el hermano Roger dice: Varios siglos antes de la venida de Cristo, el profeta Jeremías es consciente de que el ser humano no puede cumplir la voluntad de Dios mientras ésta sea únicamente una ley externa, inscrita en tablas de piedra; por ello anuncia la promesa de Dios:" Pondré mi ley en su interior y en sus corazones la grabaré"( Jr 31,33).

Y Ezequiel añade: << Infundiré mi espíritu en vosotros" ( Ez 36,27).

Desde la venida de Cristo los creyentes son en sí como <

-¿Das buenas noticias?

-¿Esperas la compasión de la gente?

-¿No haces esfuerzos por salir de tu pesimismo?