28 de marzo de 2017    
San Enrique    
Causa de muchos traumas
Un sí a causa de Cristo te arriesga. Te pone en la imposibilidad de huir de ti mismo y de las solidaridades esenciales. Este sí te mantiene alerta. Conserva tus ojos abiertos...Este sí para toda la vida es un fuego, un desafío. Enciende un fuego que nunca se apaga. ( Carta de Taizé, Colonia, 1985 )

Hay quien piensa que el sí dado al Evangelio es como algo pasajero. Error. El Evangelio te enseña lo que eres, no tus apariencias. De éstas se encarga la sociedad.

Tú, que vives metido hasta el cuello en el mundo de Dios, sabes que tu sí es una jura de bandera para toda la vida. Te arriesga y te compromete a defender tu patria en momentos de peligro.

El Evangelio es la mejor bandera de cuantas existen en el mundo. Tu sí supone en ti una amplitud de miras que superan toda clase de fronteras, barreras, razas, lenguas y culturas.

Cristo crea en ti solidaridad con todos los seres humanos del universo, con sus situaciones concretas , sus luchas, sus alegrías y sus dificultades.

No hay gobierno en la tierra que exija tanto como el Evangelio. Con la diferencia, eso sí, de que nunca se te impone nada. Todo tiene que nacer y florecer dentro de ti.

El Evangelio no te somete a castigos ni a represiones. Sólo te invita, desde ti mismo, a que tengas bien claro en tu mente y en tu corazón, la palabra y la realidad que entraña: un desafío.

-¿No te gusta el desafío para mantenerte alerta y con los ojos vigilantes para no caer en tontadas que rebajan las cotas de tu existencia?

El Evangelio enciende dentro de ti un fuego que, de conservarlo encendido, te convierte en un ser humano con capacidades increíbles de animación y de apostolado para con todos cuantos te rodean e incluso los que estén lejos de ti.

¡Vamos! Deja de una vez para siempre de ser un pequeño fuego que se apaga en seguida. Calcula tus inmensas o pequeñas posibilidades y ponlas al servicio del Evangelio.

Piénsatelo bien.

-¿Eres diplomático respecto al Evangelio?

-¿No sabes que Jesús quiere el "sí, sí" o el <
- No admite medias tintas.