28 de marzo de 2017    
San Enrique    


Enviadas para un compromiso en el mundo con la modalidad de la reserva.


"... el tesoro está en el campo..." (Mt 13, 44)

Enviadas para vivir su misión insertándose plenamente en el ambiente socio-cultural en el cual viven, como “enviadas del Padre”.

Enviadas para realizar el proyecto de Dios en su vida y en cada situación en las que están insertas con la “pasión por el mundo ”.

Enviadas particularmente sensibles a los problemas de los jóvenes y solidarias con los más pobres.

Las VDB comparten con todos las fatigas del trabajo humano.

Testimonian que el compromiso en el trabajo permite:

La promoción humana y cristiana, la justicia social, la santificación personal el desarrollo de la historia de Dios entre los hombres la construcción de un mundo más humano, inspirado en los valores cristianos el primado de la persona sobre el tener y el poder.

Las VDB, según las propias capacidades y posibilidades, están presentes en el mundo activa y responsablemente, en el mundo de la cultura y de la mass-media.

La reserva es la modalidad con la cual las VDB viven la propria misión de don consagrado a Dios en el mundo. Concretamente, la reserva consiste en no manifestar la pertenecia a un Instituto Secular de Vida Consagrada y, más aún, el no hacer público el nombre de los otros miembros del Instituto.

La reserva permite a la VDB cumplir su misión secular de testimonio evangélico también en los ambientes en los cuales la presencia religiosa explicita es condicionada y obstaculizada por prejuicios.