18 de octubre de 2017    
San Lucas    
María Romero

María Romero

Nace en Granada (Nicaragua) el 13 de enero de 1902.

El padre era ministro del gobierno republicano y muy rico. Era también muy generoso con los pobres. Fue estafado y por tanto su situación económica quedó afectada para siempre. María tuvo un ánimo parecido al padre. La familia soñaba grandes cosas para ella. Estudió música, piano y violín. Pero ella escogió el camino de la vida religiosa. Le parecía que el carisma de Don Bosco fuera creado justo para sus aspiraciones. Pronunciados los votos perpetuos fue enviada a San José de Costa Rica que llegó a ser su segunda patria. Fue destinada a enseñar en el colegio a las niñas acomodadas.

Pero ella buscaba sobre todo "niños pobres y abandonados", como Don Bosco. Y, conquistados los niños pobres de la ciudad, se fue por montes y valles "a salvar almas". Como Don Bosco formó, escogiendo entre sus mejores alumnas, las discípulas para la obra de los oratorios. Las llamaba las misioneritas y realizaron milagros. Cuando tuvo que dejar la enseñanza no dejó nunca, hasta el último respiro, el enseñar el catecismo a pequeños y grandes. Se crearon a su alrededor "obras sociales" que maravillaron al mismo gobierno. Llegó a crear un barrio para los más pobres entre los pobres, dando a cada familia -sacada de debajo de los puentes- una casita propia. Supo infundir una gran devoción a M.ª Auxiliadora.