23 de agosto de 2017    
Santa Rosa de Lima    
Margarita Occhiena

Margarita Occhiena

Margarita Occhiena nace el 10 de abril de 1788, en Capriglio (Asti, Italia), el mismo día fue bautizada en la iglesia parroquial. Permanece en el pueblo hasta su matrimonio con Francisco Bosco. Después se traslada a I Becchi.

Tras la repentina muerte del marido, con 29 años, Margarita se encuentra sola para afrontar la conducción de la familia en momentos de gran carestía, asistir a la madre de Francisco y a su hijastro Antonio. También debe educar a sus dos hijos, José y Juan.

Mujer fuerte, con ideas claras, decidida en las elecciones, con un régimen de vida sobrio, seria, aunque dulce y razonable en la educación cristiana de los hijos. Educa a 3 muchachos de temperamento muy diverso pero no iguala ni mortifica a ninguno.

Obligada a tener que hacer elecciones a veces dramáticas (como alejar de su casa al hijo menor para no romper la paz y hacerlo estudiar), asume con fe, sabiduría y fortaleza de ánimo las inclinaciones de los hijos ayudándoles a crecer en la generosidad y el arrojo.

Acompaña con particular amor a Juan hasta el sacerdocio, y después, a los 58 años, dejando la querida casita del Colle, le sigue en su misión con los jóvenes pobres y abandonados de Turín (1846).

Aquí, durante 10 años, su vida se confunde con la del hijo y con los inicios de la Obra salesiana: es la primera y principal Cooperadora de Don Bosco. Con bondad efectiva llega a ser el elemento materno del Sistema Preventivo. Es, sin saberlo, "cofundadora" de la Familia Salesiana que crea santos como Domingo Savio y Don Miguel Rúa.

Analfabeta pero llena de aquella sabiduría que viene de lo alto ha sido la ayuda de tantos chicos pobres de la calle, hijos de nadie. Puso a Dios antes que todo, consumiéndose para Él en una vida de pobreza, oración y sacrificio. Muere a los 68 años, en Turín, el 26 de noviembre. La acompañan al cementerio muchos chicos que la lloran como "madre".