22 de mayo de 2017    
Santa Rita de Casia    


San Juan Bosco organizó la primera expedición misionera en 1875, dando origen a las

Un grupo de diez misioneros salió de Turín el 11 de noviembre de 1875, se embarcó en Génova el 14 de noviembre y llegó a Buenos Aires el 14 de diciembre. Su destino final era la Patagonia Argentina. Desde entonces su ejemplo ha sido imitado por muchos miembros de la Congregación Salesiana, que han optado por realizar una tarea pastoral y educativa en los países menos desarrollados.

Hoy los misioneros salesianos trabajan en los cinco continentes, entre las comunidades más necesitadas. Los Salesianos se han volcado en la formación de los niños como medio para contribuir al desarrollo de los pueblos. Las escuelas salesianas se adaptan a las necesidades educativas de cada comunidad en la que se insertan, ofreciendo una educacación integral que abarca desde los estudios elementales hasta la enseñanza superior. Por otra parte, los salesianos han destinado numerosos recursos a la preparación de jóvenes profesionales en los sectores de artes gráficas, mecánica, electricidad, informática, electrónica, carpintería y automoción.

Las comunidades misioneras llevan a cabo numerosas acciones que contribuyen a mejorar vida de estas personas: dirigen hogares y orfanatos; crean granjas-escuelas; mantienen dispensarios, farmacias, hospitales, leproserías y centros de acogida para jóvenes; promueven planes de vivienda, transporte y agricultura; impulsan el desarrollo de la población indígena; atienden campos de refugiados; organizan campañas de solidaridad; forman equipos de voluntariado, y colaboran con diversas instituciones y gobiernos, todo ello bajo el prisma evangelizador que dio origen a las misiones.