27 de mayo de 2017    
San Agustín de Cantorbery    


Como María Mazzarello vivimos nuestra misión como educadoras-evangelizadoras de las y los jóvenes, con estilo salesiano, que se basa en el sentido de la presencia de Dios, el espíritu de familia, la acogida, la cercanía, la amabilidad, la alegría, la confianza…

Nuestro método de acción pastoral se fundamenta en el Sistema Preventivo, basado en los “pilares” de la razón, la religión y el amor. Sistema que, aunque original de Don Bosco, cobró matices propios y singulares en nuestro Instituto, con las aportaciones de Madre Mazzarello. Ella, que se supo elegida y enviada a “auxiliar” a las niñas y jóvenes más necesitadas del pueblo, además de una relación educativa rica en valores propios de la identidad femenina, aportó una relación educativa fuerte y amable, equilibrada, optimista, alegre y responsable. Su fe era sencilla y fuerte. Mujer muy intuitiva, realista, práctica, concreta y con una singular capacidad para desdramatizar aún las situaciones más adversas, vivía el día a día en la presencia de Dios, sabiéndose amada, llamada y elegida por El.

Desarrollamos nuestra actividad educativa-evangelizadora en:

Oratorios y Centros Juveniles, Escuelas de diversos grados y Centros profesionales, Centros de Enseñanza Superior, Centros de día, Casas familia para niños, niñas y jóvenes en situación de riesgo, Casas de Espiritualidad y albergues juveniles, acción parroquial…