17 de octubre de 2017    
San Ignacio de Antioquía    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
Os habéis encontrado con Dios

12/06/2017 | Redacción

Con estas palabras se dirigía el Cardenal Amigo a los 4 salesianos que se ordenaron como presbíteros y diáconos el sábado 10 de junio.

A las 11 de la mañana, la santa misa comenzó con la procesión de los sacerdotes salesianos. Cerca de 90 sacerdotes concelebraron las ordenaciones, entre ellos los dos inspectores de Salesianos Santiago el Mayor y Salesianos María Auxiliadora, Juan Carlos Pérez Godoy y Cristóbal López. El Santuario de María Auxiliadora en Atocha lleno, con numerosos jóvenes en los bancos celebrando el compromiso y el paso que en su vida estaban dando Germán Rivas y Manuel Ramos como sacerdotes, junto con Rubén Escribano y Daniel Peña como diáconos.

El Cardenal Carlos Amigo que presidió la celebración les recordó que no están solos en su labor, que junto con ellos está María Auxiliadora. A lo largo de la homilía se dirigió a los cuatro jóvenes diciendo: “Dios os entrega a los pobres, enfermos, pecadores… porque los quiere y quiere que vosotros cuidéis de ellos”. También añadió que es necesario que los jóvenes de la actualidad se dejen encontrar por Dios, que escuchen la llamada que Él hace. Y recalcó que a partir de ahora, ellos son instrumento y posesión de Jesucristo, consagrados, a su servicio, para el bien de la Santa Madre Iglesia: “Vuestras manos están cristificadas, vuestras manos son de Dios”

Muchísimos acompañantes, miembros de la Familia Salesiana y jóvenes provenientes de diferentes lugares de España para acompañar y celebrar durante las dos horas que duró la Eucaristía, con los distintos ritos de diaconado y presbiterado.

Los nuevos diáconos y presbíteros participaron en la celebración del altar en la preparación de la Eucaristía y, posteriormente, repartieron la misma a familiares, amigos y fieles congregados en el Santuario.

A la conclusión de la Eucaristía, los dos nuevos sacerdotes dieron las gracias. “Gracias, es la palabra que resume lo que sentimos en este momento (…) hemos recibido un don para entregar en nuestra misión salesiana”. En su agradecimiento tuvieron presentes a sus familias, a sus comunidades salesianas, sus formadores, al coro (que animó la celebración) y por supuesto, a los jóvenes.

El Cardenal Amigo, muy cercano en todo momento, animó a los protagonistas y a toda la Familia Salesiana presente a seguir la vocación, la misión de Don Bosco y, sobre todo, invitó a los jóvenes a encontrarse con Dios y a ser generosos con su vida.

Toda la comunidad presente dio la enhorabuena al finalizar el acto. Recordando las palabras del Cardenal Amigo: “Seréis servidores de Jesús para siempre, Él vivirá en vosotros”.