22 de septiembre de 2017    
Beatos José Calasanz y 31 cm    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
83000 alumnos de colegios salesianos vuelven al cole

12/09/2017 | Redacción

Las aulas de 95 colegios y 50 centros de Formación Profesional abren sus puertas durante el mes de septiembre.

Septiembre es sinónimo de vuelta al cole. 83.000 alumnos de las escuelas de los Salesianos en España retoman las clases en estos días. Los colegios cuentan con 67.000 alumnos, acompañados por 3.400 profesores. A los centros de Formación Profesional, por su parte, acuden 16.500 estudiantes, formados por 1.000 docentes. El inicio del curso 2017/2018 varía en función de la etapa educativa y de la comunidad autónoma, aunque se prevé que a principios de octubre ya hayan empezado las clases en todo el país.

En este nuevo año escolar, los centros salesianos continúan con la puesta en práctica del documento ´Pedagogía salesiana y opciones metodológicas´, surgido a raíz del Congreso de Escuelas Salesianas celebrado en 2015. En este congreso, se planteó la adaptación de los centros a las nuevas metodologías educativas conservando la identidad propia, de manera que se pueda seguir ofreciendo una formación integral a los alumnos.

Hay una apuesta cada vez más fuerte por potenciar el acompañamiento, de una manera individual y personalizada. El objetivo es mostrarse cercano a cada alumno tanto en su proceso de maduración vital como de crecimiento en la fe. En paralelo con esta línea de acción pastoral, las escuelas salesianas se mantienen a la vanguardia educativa, para que sus alumnos puedan desarrollar sus capacidades y sus competencias en el mundo de hoy.

Para afrontar estos y otros desafíos, se cuida de una manera especial la formación de los profesores de los centros salesianos. Esta capacitación va desde una formación con aval universitario a directivos y coordinadores de pastoral hasta las convivencias para profesores de nueva contratación, pasando por diferentes jornadas dedicadas a la mejora de las capacidades personales y profesionales de los equipos docentes.

El objetivo es que los centros puedan ayudar a sus alumnos a ser buenos cristianos y honrados ciudadanos, tal como querría Don Bosco.