NOTICIAS DONBOSCO.ES
El Padre Tom Uzhunnalil ya en Roma con los hermanos Salesianos

13/09/2017 | ANS

Un impresionante testimonio de fe, afirman haber recibido los salesianos que el 12 de septiembre pudieron reunirse con el Padre Tom Uzhunnalil

<p>La reuni&oacute;n se inici&oacute; alrededor de 19 horas en el Vaticano. Presentes en la ocasi&oacute;n estaban: el P. Francesco Cereda, Vicario del Rector Mayor, que representa al Superior que se encontraba hasta el d&iacute;a de ayer de Visita de Animaci&oacute;n en Malta, algunos hermanos salesianos de la Comunidad del Vaticano, Salesianos de la Casa Generalicia, y especialmente el P. Thomas Anchukandam, ex profesor de Don Uzhunnalil, y cuando fue Inspector de Bangalore autoriz&oacute; el env&iacute;o misionero hacia Yemen.</p>

<p>El recibimiento fue desde el primer momento fraterno. Al P. Uzhunnalil se le coloc&oacute; la &ldquo;ponnada&rdquo;, un signo tradicional de bienvenida que se entrega a los hu&eacute;spedes distinguidos, para luego ser abrasado por los salesianos presentes. Por su parte, el misionero indio ha repetido palabras de agradecimiento, en primer lugar a Dios y a la Virgen.</p>

<p>Una de sus primeras peticiones fue rezar en la capilla de la comunidad salesiana en el Vaticano. Tambi&eacute;n ha querido celebrar la Santa Misa, pero debido a los ex&aacute;menes m&eacute;dicos necesarios se vio obligado a posponer el cumplimiento de su deseo. Sin embargo, antes de la llegada del personal de salud, pidi&oacute; ser confesado, ya que obviamente durante todo el tiempo de su cautiverio no le fue posible.</p>

<p>Durante la recepci&oacute;n que le ofrecieron los salesianos de la Comunidad Salesiana del Vaticano, que le ofrecieron comida tradicional de la India, el P. Uzhunnalil dijo que durante todo el per&iacute;odo de su secuestro continu&oacute; celebrando espiritualmente la Santa Misa todos los d&iacute;as, recordando de memoria las plegarias de la Misa, ya que no ten&iacute;a textos lit&uacute;rgicos ni las especies para celebrar.</p>

<p>Por su parte, el P. Uzhunnalil apareci&oacute; tranquilo y disponible, y sin entrar en detalles respondi&oacute; a las preguntas de los hermanos salesianos. Se confirm&oacute; que cuando los asaltantes lo secuestraron &eacute;l se encontraba en la capilla de las Misioneras de la Caridad de la comunidad de Ad&eacute;n. Luego del secuestro nunca fue maltratado, pero como resultado de la situaci&oacute;n que viv&iacute;a, baj&oacute; r&aacute;pidamente de peso y los secuestradores le entregaron los medicamentos para la diabetes.</p>

<p>Por otro lado, ha manifestado que durante todo el per&iacute;odo de prisi&oacute;n, ha usado la misma ropa y que los secuestradores, que hablaban &aacute;rabe, se comunicaban en ingl&eacute;s. Durante el secuestro fue transferido dos o tres veces, pero en todas las circunstancias siempre lo llevaban vendado.</p>

<p>&ldquo;Nunca he tenido miedo de morir&rdquo;, enfatiz&oacute; el misionero, quien tambi&eacute;n record&oacute; un incidente el 3 de marzo de 2016, la noche antes de la matanza: la Superiora de la casa de las Misioneras de la Caridad de Ad&eacute;n, al comentar sobre la dif&iacute;cil situaci&oacute;n en la que se encontraban como religiosas en el territorio de la guerra, hab&iacute;a manifestado que ser&iacute;a bueno ser martirizadas todas juntas por Cristo. Pero la m&aacute;s joven de las religiosas -que luego sobrevivi&oacute; al ataque- respondi&oacute;: "Quiero vivir por Cristo".</p>

<p>El P. Uzhunnalil se encuentra actualmente hospedado en la Comunidad Salesiana de El Vaticano. La Congregaci&oacute;n Salesiana ha tomado esta decisi&oacute;n al considerarla el lugar m&aacute;s adecuado para asegurar su protecci&oacute;n y permitir su plena recuperaci&oacute;n.</p>
noticia_destacada